EsEn

¡Bacterias convierten aguas negras en energía renovable!

12 Febrero 2019

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona han logrado obtener energía eléctrica e hidrógeno de manera eficiente a partir del proceso de depuración de aguas residuales. El sistema utiliza bacterias que consumen la materia orgánica y producen una corriente eléctrica para generar hidrógeno, el vector energético del futuro.

Estas bacterias fototróficas púrpuras son capaces de almacenar energía de la luz y al suministrar corriente eléctrica para recuperar prácticamente el 100% del carbono que se encuentra en cualquier tipo de residuo orgánico, generan gas de hidrógeno que puede ser usado como combustible.

Tomando en cuenta lo anterior, los compuestos orgánicos que se encuentran tanto el las aguas residuales de los hogares así como de las industrias, resultan ser una fuente con alto potencial para obtener energía.

Capturar todo el exceso de CO2 producido por estas bacterias podría ayudar a disminuir las emisiones de carbono, además se podría refinar biogás a partir de residuos orgánicos y de esta forma usarlo como combustible.

Los resultados han sido muy positivos y se ha conseguido intensidades de corriente y velocidades de producción de hidrógeno muy elevadas a partir de la depuración de estas aguas residuales. A largo plazo, la celda alimentada con residuos lácteos dio los mejores resultados tanto en términos de intensidad de corriente (150 amperios por metro cúbico de celda), como en producción de hidrógeno (0.94 metros cúbicos de hidrógeno por metro cúbico de reactor y día) y en recuperación de electrones en el cátodo (91%), y todo ello con un voltaje aplicado de sólo 0.8 V.

Actualmente existen tratamientos que permiten la purificación de las aguas residuales para conseguir efluentes que se pueden verter en mares o ríos sin problemas medioambientales. Sin embargo, se trata generalmente de tecnologías con un elevado coste energético, mayoritariamente de aireación y bombeo, y con un elevado costo económico del tratamiento de los residuos generados, principalmente de los lodos de depuradora. Por lo que la opción de convertirla en energía siendo la más prometedora hasta el momento.